Visitando el Museo Naval de México en Veracruz

Hace unos días salimos rumbo a Xalapa a visitar a unos amigos, de regreso decidimos pasar al puerto de Veracruz, el plan era recorrer el Centro Histórico, así como lo hacíamos cuando estudiamos la universidad ahí. Sin embargo, nos estacionamos a unos cuantos pasos del Museo Naval de México, al cual fui hace años, creo en 2009 y en ese entonces me pareció sorprendente debido a la carga histórica que contiene, así como a sus modelos de barcos a escala.

IMG_3241_2

El edificio donde se alberga el actual Museo Naval de México, fue originalmente la Escuela Naval de Veracruz e inicio sus actividades el 1º de julio de 1897. Uno de los sucesos más importantes que presencio este edificio –si las paredes hablaran, qué no dirían– fue la Segunda Intervención Norteamericana el 21 de abril de 1914, desde ahí los alumnos de esta escuela defendieron a México. En el año 1952 la Escuela Naval de Veracruz cambia sus instalaciones en el poblado Antón Lizardo; y es en 1997 cuando este edificio se convierte en el Museo Histórico Naval de Veracruz con dieciocho salas que cuentan la historia de la ciudad.

IMG_3254

 

Para entrar al museo es necesario comprar el boleto en taquilla, el costo es de $30 MXN para cualquier mortal, no cobran el acceso a cámaras fotográficas (solo te recuerdan que no debes usar flash). Si eres personal militar o perteneces a las fuerzas armadas, derechohabientes, retirados, estudiantes, personas de la tercera edad y niños mayores de seis años, entonces el costo es de $15 MXN (debes mostrar tu identificación correspondiente) y los niños menores de seis años ingresan gratuitamente.

IMG_3256

 

En el lobby la persona que te recibe amablemente te muestra en un modelo en computadora el recorrido que debes hacer para que así todo tenga coherencia. Cada sala es temática e histórica, en ellas se exhiben mas de 650 piezas históricas entre oleos, metales y textiles. Durante su reciente remodelación agregaron un sistema de proyecciones y un excelente sistema de iluminación, que sin lugar a dudas recrea la atmosfera de cada sala.

IMG_3265 2

El recorrido por el museo comienza con un video de una travesía de la Armada de México, en una sala que contiene pantallas para que podamos ver el video desde diferentes ángulos. Después habrá que recorrer la Sala de los Valores de la Armada de México en donde se destaca el Honor, Deber, Lealtad, Justicia y Disciplina. Le sigue la Sala de Navegación Prehispánica en donde un hermoso vitral iluminado e incrustado en el techo te robara la mirada. El recorrido continua hacia la Sala de la Cartografía, hasta llegar a una de las salas más impresionantes, que es la “Sala de la Navegación Astronómica” en donde se encuentran las carabelas de Cristóbal Colón y el techo simula un impresionante cielo estrellado. Ahí mismo también se exhibe la armadura real utilizada por los conquistadores españoles.

IMG_3268 2 IMG_3278 2 IMG_3276

IMG_3286

 

Coherentemente el recorrido te lleva a la “Sala de la Colonia” en donde se destaca la vinculación entre oriente y occidente a través de la Nao de China, en esta misma sala se encuentra un impresionante modelo a escala de la Goleta de Nuestra Señora de la Concepción, colocado justo al centro de la sala con un fondo de un atardecer, al darle la vuelta a este bello barco podemos observar su arquitectura y la infinidad de productos que se transportaban en ella.

IMG_3291 2

IMG_3298

IMG_3296

Posteriormente vendrán salas referentes a la época de la Independencia en donde encontramos cañones y pinturas al oleo. Al terminar el recorrido en la primera planta hay que subir las escaleras y desde el segundo piso se puede observar el inmenso Mapamundi dibujado sobre el patio central del museo, en donde anteriormente se encontraba un jardín.

IMG_3305 IMG_3308 2

 

La primer sala del segundo piso comienza con la época de “El Porfiriato”, se reconoce la trascendencia de la obra de Porfirio Díaz, pues fue quien creo la Heroica Escuela Naval Militar, en esta sala se pueden observar condecoraciones, la bandera de México, billetes, un timón de barco, así como fotografías y demás artículos de la época.

IMG_3315 IMG_3316 2 IMG_3318 2 IMG_3320 2 IMG_3321

Al llegar a la sala que muestra como eran los dormitorios de los estudiantes durante la Segunda Intervención Norteamericana nos encontramos con siluetas de cadetes perfectamente colocadas que representan la gesta heroica. La sala esta musicalizada y además de las camas antiguas también podemos observar los uniformes de los estudiantes, así como proyecciones en las ventanas que simulan gente caminando y piedras arrojadas a los cristales. Al fondo, antes de salir de esta sala se encuentra una majestuosa bandera mexicana de la época.

 

Existe una sala dedicada a Venustiano Carranza y en ella se exhiben muebles, uniformes y artículos personales de él, como su singular sombrero, su bastón, planchas de carbón, maquinas de escribir y un escritorio antiguo en donde se encuentra la Constitución Mexicana de 1917.

 

En la sala de la Segunda Guerra Mundial se encuentra al centro un buque de guerra a escala y penden de la pared periódicos de la época que relatan los sucesos.

 

Posteriormente se llega la sala del Simulador de Navegación, desarrollado por personal técnico del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada; aunque el simulador funciona por turnos, habrá quienes no estén conformes con navegar una sola vez.

 

Ya casi para terminar el recorrido del museo vendrán salas de temas contemporáneos como la sala “Velero Cuauhtémoc”, “Evolución de Buques de la Armada”, “De Armas”, “Aviación”(siendo ésta la más pobre y sin chiste dentro del museo) y “De Uniformes”.

Al finalizar el recorrido por las salas, en la planta baja se encuentra una sala destinada a exposiciones temporales. En esta ocasión se encontraba la exposición fotográfica titulada “Los Negativos Mexicanos” (algo así como “La Maleta Mexicana”):

 

“ En la extensa bibliografía publicada sobre la invasión a Veracruz no se registran fotografías tomadas en la línea de fuego, con excepción de un par de imágenes de Flores Pérez. Sin embargo, esta investigación revela que por lo menos tres fotógrafos que desembarcaron con las primeras tropas estadounidenses documentaron a través de instantáneas los momentos más álgidos de los combates, así como el traslado de heridos y muertos de marinos estadounidenses.

Es muy probable que debido a la censura que la Secretaría de Guerra de Estados Unidos impuso, estas imágenes no circularon libremente, tal vez para no poner en evidencia cómo el pequeño grupo de combatientes mexicanos causó tantas bajas a una fuerza tan poderosa y bien armada como la flota del Pacífico.

Cuando las tropas estadounidenses tomaron control de la Escuela Naval de Veracruz, ignoraban que la mayoría de sus enemigos en ese frente eran jóvenes cadetes. Tal vez la excitación del combate, el inconcebible desorden que deja un tiroteo y, sobre todo, el impacto de los muertos confundidos entre los escombros, impidieron a los invasores darse cuenta de quiénes eran sus adversarios.

No fue hasta que los fotógrafos Long y Lawman del acorazado Louisiana, revelaron una serie de negativos encontrados entre las pertenencias de uno de los cadetes de la Escuela Naval que descubrieron la adolescencia de sus feroces enemigos.

De esta manera, aquellos negativos mexicanos revelaron a los ojos extranjeros la fuerza desmedida contra una población indefensa.”

 

Milenial amante de la fotografía, los viajes y del amor · LCC · Colaboro donando fotografías en Pixabay y Unsplash.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

subir