Si no han cantado “La vaca que ríe” no han vivido

Resulta muy curioso como un jingle es capaz de meterse en los más recóndito de la mente y estar ahí y propagarse durante horas y sobre todo ser atemporal; eso  me sucede a mí con el jingle del comercial de “La vaca que ríe” y que también curiosamente su hora de mayor transmisión  es durante el noticiero 1Noticias de Carlos Loret de Mola a través del canal de las estrellas (Televisa) en México.

La verdad es que nunca he comido un quesito de La vaca que ríe, su nombre me parecía tierno, pero su logotipo e imagen me desconcertaba y hoy, que desperté a las 6 am y encendí el televisor tuve que cantar “La vaca que ríe” , prendí la computadora y me puse a leer un poco de historia de como había surgido esta marca.

Un poco de historia…

La historia cuenta que durante la Primera Guerra Mundial las divisiones francesas llevaban distintas insignias, una de dichas divisiones tenía por insignia una peculiar cabeza de vaca que sonreía para burlarse de la Walkiria alemana (que era la insignia de los transportes de las tropas alemanas) y daba lugar a un juego de palabras divertido basado en la pronunciación de las palabras en  idioma alemán (Wachkyrie) y francés (La Vache qui rit).

RVF

Fue el ilustrador fránces Benjamín Rabier quien se baso en ese juego de palabras he hizo una caricatura de las Walkirias en la que dibujo una vaca riéndose. El innovador logotipo se pinto en los camiones de proveedores de carne vacuna del ejercito galo.

En 1865,  Jules Bel se instalo en Orgelet (Francia) como maestro quesero de quesos Comté, fundando así su pequeña empresa quesera. Años después, en 1897 muere Jules Bel y deja al mando a sus dos hijos: Henri y Leon Bel, éste ultimo será quien en 1914 se una a las tropas francesas durante la Primera Guerra Mundial. A su regreso en el año de 1921, retoma las riendas de la empresa y basándose en una nueva tecnología suiza lanza su “queso moderno”; que era el primer queso fundido presentado en porciones. Pionero y Visionario, Leon sabe que tiene que destacar en el mercado y es por eso que decide darle el nombre de “La Vaca que ríe” a su nuevo producto que se presentaba en una caja redonda de aluminio y que tenía ilustrada una vaca de pie en un prado con un aspecto delirante, se trataba de un dibujo realizado por el mismo.

1865_1

Como Leon Bel era un quesero innovador y no un ilustrador, decide pedirle a Benjamin Rabier crear una ilustración para su marca de quesos, Leon abandona la idea de la vaca de pie y se centra en la sonrisa, la misma con la que Rabier había decorado los vehículos durante la guerra.

1914

Fue ahí cuando  La Vache qui rit despego como marca y expandió su mercado, aunque la ilustración del logotipo seguía pareciendo un tanto siniestra pues había sido diseñada como una insignia de guerra.

Después de la Segunda Guerra Mundial, La vaca que ríe tiene colores. Para celebrar la victoria, ahora se muestra en el interior de un triángulo que representa la V de la victoria. Un guiño más por una marca que regularmente le gusta reír y sorprender a sus fans por desplazamiento visual, a veces divertido y descarado.

1949

Hasta que en el año de 1984 decidieron suavizar la imagen y dejarla a como la conocemos actualmente, claro con algunas variantes en cuanto al empaque.

La-Vache-Qui-Rit-Logo-Evolution

hoy

Para una mejor integración de la marca La Vache qui rit en cada país se ha traducido su nombre:

  • México: La Vaca que ríe
  • Estados Unidos e Inglaterra: The Laughing cow
  • Republica Checa: Vesela Krava
  • Polonia: Krowka Smieszka
  • Portugal: A vaca que ri
  • Vietnam: Con bo cuoi
  • Rusia: Vessiolaia Bourionka
  • Francia: La Vache qui rit

2012_03_00000147_728x351_fill

Como dato curioso y para finalizar, la Wikipedia nos cuenta que el logo de La Vaca que ríe fue empleado como símbolo por el submarino alemán U-69 durante la Segunda Guerra Mundial, pintado en su torreta.


One Reply to “Si no han cantado “La vaca que ríe” no han vivido”

Comments are closed.

Únete al Club

Recibe contenido y participa en promociones exclusivas!