No tengo idea

No es que haya dejado de ser sensible, es simplemente que me has estado enseñando a ser más fuerte.

Ahora me da pereza pensar y escribir, porque es como escribirle a la pared. Ahora entiendo a los presos que rayan las paredes y a la gente solitaria que llena de groserías las paredes de los baños. No tienen con quién hablar y tienen tanto que decir.

Quiero cinco minutos más.


Comentarios

Únete al Club

Recibe contenido y participa en promociones exclusivas!